(14.10.2013) 

Editorial de la edición No. 28 del Boletín Communis Opinion

del Comité de Estudiantes de Derecho (CED-PUCMM)


Es irónico cómo los candidatos, mientras más se acerca la fecha de elección presidencial, hacen suyas las prácticas más antiguas de la civilización romana, en las cuales el emperador mantenía al pueblo bajo sus condiciones, idiotizando a la población apelando a sus principales debilidades, los placeres humanos. Una de las prácticas más utilizadas por las clases políticas para mantener éste poder era recrear al pueblo con grandes y excesivas fiestas, a través de los juegos circenses. En Roma se desarrollaban alrededor de ciento sesenta y cinco fiestas al año, sin contar las fiestas seguidas que se desarrollaron al momento de la inauguración del coliseo Máximo; en estas fiestas el emperador otorgaba regalos a la población, como alimentos y vinos, con los cuales las personas satisfacían temporalmente sus necesidades básicas. Es lo que el poeta romano Décimo Juvenal contextualiza como “panem et circenses” un esbozo político que anteriormente los emperadores romanos utilizaban, y que actualmente es práctica de nuestros candidatos políticos, para ganar los votos de la población.

Es penoso ver cómo los candidatos políticos en pleno siglo XXI hacen suyas estas inexorables prácticas para corromper la conciencia de la población, y poder atribuirse en muchos de los casos votos que no se merecen. Empero, es más lamentable observar a futuros letrados asignarse frases como “llegó papa y me trajo lo’ mio” o “ese e’ de lo mio’, porque hay mas cuarto’ en la calle”. Inicia la cuenta regresiva para las próximas elecciones, dos meses y vente días exactamente, es evidente la ambición de los políticos por devengar una posición tan codiciada como es la de gobernar una población, en la cual la gran parte enajenaría su alma por un emolumento. Es un deber de todos los ciudadanos sufragar por los candidatos que consideren más capacitados para ostentar los cargos de presidente y vicepresidente de la República, y es por ello, que en esta edición del Communis Opinio exhortamos a todos los estudiantes a concientizar sobre las próximas elecciones presidenciales, convocándoles a realizar un voto consciente, con respeto a su dignidad, y sin permitir que los candidatos políticos escarnezcan su capacidad intelectual a través de juegos circenses; pero sobre todo respaldar nuestro sistema, para hacer valer nuestro voto, que al final es la manera mediante la cual nos expresamos.

  • … iam pridem, ex quo suffragia nulli uendimus, effudit curas; nam qui dabat olim imperium, fasces, legiones, omnia, nunc se continet atque duas tantum res anxius optat, panem et circenses. (Juvenal, Satire 10.77–81)


  • … Hace ya mucho tiempo, de cuando no vendíamos nuestro voto a ningún hombre, hemos abandonado nuestros deberes; la gente que alguna vez llevó a cabo comando militar, alta oficina civil, legiones— todo, ahora se limita a sí misma y ansiosamente espera por sólo dos cosas: pan y circo. (Juvenal, Satire 10.77–81)

Los Juegos Circenses de los Políticos